Pared Puebla

Azahara Gomez

De la serie titulada Paredes.

El muro no engaña como el espejo, sabe quienes somos de la manera más vulnerable y violenta porque absorbe las esencia más inconsciente, no la refleja; es la realidad sin tiempo de asimilarla, sin agua para lavarla de la vergüenza o sin aceite para poder freír el pudor.

Frente a la pared mostramos nuestra precariedad, pues es allí que se resquebraja la piel, se despinta la herida y permea la humedad de los sueños que se agrietan.

El muro es el portero que abre los brazos hacia una inmensa zona de significación, a un campo semántico que traduce los murmullos del barrio, el soporte de un beso, o la esperanza descalabrada.

La pared es una mano abierta, con sus líneas, su tiempo y su historia, y allí sale la verdad.

Estas fotografías se tomaron en el transcurso del 2015 y 2016 con cámara digital.

Size
Frame

Collections:

Type: Photo